♣ Almost Easy ♣
“Quisiera estar junto a ti, para decir sobre tu oído: te quiero, te quiero, te quiero, te quiero, te quiero, y repetirlo constantemente, infinitamente, hasta que te cansaras tú de oírlo pero no yo de pronunciarlo. ¿Cómo marcártelo en un brazo? ¿Cómo sellártelo en la frente? ¿Cómo grabártelo en el corazón?”
Cartas a Chepita, Jaime Sabines  

PARIS

PARIS


 


Ese olor a calle, vapores, melancolía, despecho, sueños e ilusiones. Un mundo tan diferente aparece cuando cae la noche. Sonidos lejanos nos envuelven, cientos de luces entontecen, y sólo una, marca la ruta de un errante caminar. Los dos mejores amantes; la luna y la calle, andando como una, enamorándose cada vez más entre si, y acá, nosotros, mientras tanto, disfrutamos como simples espectadores de una curiosa historia de amor. Mientras la ciudad ve recorrer a peregrinos por una multiplicidad de caminos, mil vidas e historias pasan por sus calles. 
Y en la inmensidad de la ciudad, un pobre soñador se detiene, solo para ver por un momento el vasto cielo, intentando encontrar en esos infinitos puntos su mirada y aquella sonrisa, pues él entiende que para soñar no hace falta dormir. Él sabe que en una noche como esta, solo le hacen falta las estrellas y un abrazo, porque en esta ciudad las noches son tan frías como sus almas rotas y tan silenciosas como las caricias que nunca lograron pasar a ser algo más que una intención.

Ese olor a calle, vapores, melancolía, despecho, sueños e ilusiones. Un mundo tan diferente aparece cuando cae la noche. Sonidos lejanos nos envuelven, cientos de luces entontecen, y sólo una, marca la ruta de un errante caminar. Los dos mejores amantes; la luna y la calle, andando como una, enamorándose cada vez más entre si, y acá, nosotros, mientras tanto, disfrutamos como simples espectadores de una curiosa historia de amor. Mientras la ciudad ve recorrer a peregrinos por una multiplicidad de caminos, mil vidas e historias pasan por sus calles.

Y en la inmensidad de la ciudad, un pobre soñador se detiene, solo para ver por un momento el vasto cielo, intentando encontrar en esos infinitos puntos su mirada y aquella sonrisa, pues él entiende que para soñar no hace falta dormir. Él sabe que en una noche como esta, solo le hacen falta las estrellas y un abrazo, porque en esta ciudad las noches son tan frías como sus almas rotas y tan silenciosas como las caricias que nunca lograron pasar a ser algo más que una intención.




Testarossa 

Testarossa 





Acción Poética de Cortázar

Acción Poética de Cortázar


theanimaleffect:

fox and fence by matt knoth on Flickr.


Visita

No estoy.
No la conozco.
No quiero conocerla.
Me repugna lo hueco,
la afición al misterio,
el culto a la ceniza,
a cuanto se disgrega.
Jamás he mantenido contacto con lo inerte.
Si de algo he renegado es de la indiferencia.
No aspiro a transmutarme,
ni me tienta el reposo.
Todavía me intrigan el absurdo, la gracia.
No estoy para lo inmóvil,
para lo inhabitado.

Cuando venga a buscarme,
díganle:
“se ha mudado”.

—Olverio Girondo 
“¿Por qué será que lo verdadero es siempre un poco cursi?”
—"La tregua" - Mario Benedetti. (via viejaculturafrita)
“No es fácil describir el sentimiento cuando alguien te falta, tampoco es fácil cuantificar la falta que te hace; pero lo más difícil, siempre será no saber qué hacer con el espacio vacío”

Entre letras y cafeína (via entreletrasycafeina)



“Te he esperado mucho tiempo y seguiré haciéndolo. Probablemente no lo sepas, ni siquiera los sospeches, pero el lado izquierdo de mi cama tiene tu nombre y mi cuerpo el valor y la fuerza necesaria para aguardar por ti. Para que en el momento adecuado mágicamente todo se dé y yo pueda protegerte en un abrazo, sanarte con mis caricias y darte libertad en un beso.”
—Gotas de miel, Camila Buzzo. 


Breakaway Theme
Design by Athenability
Powered by Tumblr
El mundo está oscuro... enciende la lámpara
e ilumina una parte...